Cañas

Todo su proceso está elaborado de forma artesanal, hecho a mano. Por ello puedes encontrarte alguna “imperfección” estética.

Todas las cañas están probadas, desinfectadas  y ajustadas para asegurar su calidad.

Al principio, o después de unos días de tocar, puedes notar que la caña se ha endurecido, o ha cambiado a un sonido más “tosco”. Eso es porque la caña “ha evolucionado” y para tu mayor comodidad y mejora del sonido de la caña, debes rasparla SIEMPRE EN SECO, CON UNA CUCHILLA MUY BIEN AFILADA Y SIN APRETAR SOBRE LA MADERA, desde la línea de afilado a la punta. Con mucho cuidado de no quitar demasiado material en el alma

Así se siente NUESTRA FAMILIA

2
Tenemos un profesor titulado en magisterio con mención en música. Grado profesional en el conservatorio de Segovia en dulzaina y muchísima experiencia.
Koldo Benito
1
Clases profesionales, individualizadas y adaptadas a cada alumno, en las que se respira el amor por la música
Elena